Bono de Infraestructura Estandarizado

Meta institucional

Bono de Infraestructura Estandarizado

Es erróneo afirmar que el pueblo argentino no ahorra. El problema es que no hemos sabido crear productos financieros atractivos y entonces, el ahorro se fuga del sistema económico, alcanzando a dos tercios del PBI: 400.000 millones de dólares.

La ley 27.328 de Participación Público Privada

La ley 27.328 en su capítulo III, artículo 18 autoriza que las obligaciones de pago asumidas en el marco de esta ley podrán ser solventadas y/o garantizadas mediante la afectación específica y/o la transferencia de recursos tributarios y cualquier clase de créditos y/o ingresos públicos con la correspondiente autorización del Congreso de la Nación.

Se trata de una norma trascendental para la factibilidad del Gran Cambio, ya que todas las obligaciones contraídas en el marco de la ley PPP podrán ser pagadas o garantizadas con el flujo de fondos de base tributaria que incluye tanto impuestos como tasas retributivas de servicios.

Partiendo de la base de que el Gasto Público Total alcanza al equivalente a 1000 millones de dólares diarios por día hábil, es fácil imaginar la envergadura que pueden alcanzar las obras aplicando esta norma revolucionaria. Hoy ya tenemos aprobado por el Congreso de la Nación el marco institucional que necesitamos. Es un notable paso adelante. El Gobierno Nacional podrá emitir Bonos de Infraestructura con securitización de un flujo de fondos de base tributaria a largo plazo, comprometiendo una porción mínima de los recursos del Estado. Como veremos en nuestro plan, la afectación del 5,4% del Gasto Público Total es suficiente para generar obras por el equivalente a 380.000 millones de dólares, suficiente para el despegue de la economía.

Un Bono de Infraestructura Estandarizado

La formación de un sólido mercado de capitales se facilitaría con la creación de un Bono de Infraestructura Estandarizado que servirá para canalizar el ahorro popular, con el objeto de financiar el largo plazo. Este bono se aplicaría a todos los programas que tienen securitizado un flujo de fondos de base tarifaria o tributaria para asegurar su repago.

Los Bonos de Infraestructura tendrían características homogéneas para todos los proyectos. Se lograría así crear un título que sirva de referencia en el mercado, que sea una suerte de commodity financiero conocido por todos y que pueda circular con amplitud como instrumento de pago o de garantía. Sería un ancla o punto fijo de referencia, como lo es el bono a diez años del Gobierno Federal de los Estados Unidos.

Serían emitidos por el Estado o por los concesionarios, con el respaldo de la obra terminada y habilitada al uso público. La obra se realizará con el financiamiento del crédito puente en cabeza del concesionario que asume la responsabilidad exclusiva del completionrisk. Una vez habilitada la obra a satisfacción de las autoridades, se pagará con los Bonos de Infraestructura Estandarizados.

Estos Bonos tendrán las siguientes características:

  1. Estarán nominados en UCEs.

  2. Rendirán un interés del 6% real pagadero por semestre adelantado.

  3. La amortización de la deuda se hará por el sistema francés.

  4. El plazo será de 30 años.

  5. Tendrán el mismo tratamiento fiscal que los bonos emitidos por el Estado.

  6. Serán al portador.

  7. Contarán con garantía real como consecuencia de la securitización del flujo de fondos dado en pago o en garantía.

  8. Tendrán garantía Soberana.

  9. El único aspecto que no se aplicará a todos los casos, es la garantía de organismos internacionales de crédito que dependerá de diversas circunstancias que se evaluarán en cada proyecto.

Creemos que esta garantía será importante en la puesta en marcha del programa. Pero, una vez que se demuestre el estricto cumplimiento del Estado con relación al servicio de los bonos, las garantías del BID o del Banco Mundial no serán condición sine qua non para la colocación de los bonos.

Tres anclas institucionales para instrumentar el programa financiero

En esta forma el Estado aprovecha estas tres anclas de la siguiente manera:

  1. La Bancarización Universal Inducida para generar el crédito.

  2. La Unidad de Cuenta Estable para brindar certeza al ahorrista o tenedor de bonos, de que su crédito no será erosionado por la inflación.

  3. El Bono de Infraestructura Estandarizado para otorgar garantía Soberana y, en ciertos casos, la garantía de un organismo internacional de crédito.

El proceso tiene dos etapas: en la primera, el concesionario asume la responsabilidad de obtener el financiamiento y garantizar el completionrisk. En la segunda, una vez finalizada y habilitada la obra, el concesionario recibe el precio obtenido de la colocación de los bonos o bien toma a su cargo la colocación de los mismos. En este último caso corre con el riesgo del precio de colocación en el mercado de capitales.